lunes, 11 de abril de 2011

Apología del prepucio

Aquí en Washington me he encontrado con protestas de todo tipo, algunas bastante insólitas aunque con su lado serio. El último caso fue una protesta contra la circuncisión que vi el fin de semana pasado frente al Capitolio.

No precisamente una protesta multitudinaria pero una protesta al fin.

Aunque en Argentina tendemos a identificar a la circuncisión como una costumbre religiosa y tradicional judía, lo cierto es que, por un lado, los musumlanes también la han adoptado y por el otro, también se practica en comunidades seculares de varios países, entre ellos Estados Unidos. Así, una amplia mayoría de los varones estadounidenses están circuncidados.

Sin embargo, hay una gran controversia alrededor de esta práctica. Mucha gente la considera una mera mutilación y cuestiona su impacto psicológico sobre el niño. Sus defensores esgrimen impactos positivos en términos de prevención de distintas enfermedades. Por otra parte, como todo procedimiento médico, tiene sus riesgos.

La postura de la Asociación Americana de Pediatría es una suerte de indecisión: mientras que se reconocen los potenciales beneficios, no se lo considera un procedimiento esencial y se recomienda sólo practicarlo en bebés sanos y utilizando anestesia. Esta declaración es apoyada por la Asociación Médica Americana, que no recomienda practicar la circuncisión (lo cual no es lo mismo que recomendar no practicarla). En tanto, la circuncisión ya tiene opositores incluso dentro del judaísmo y el islam. Así, mi impresión es que la práctica actual es fruto de una fuerte tendencia al statu quo. y a la tradición más que de una verdadera justificación médica. Las declaraciones de los médicos me suenan más en contra que a favor pero parecen ser comedidas por una cuestión de corrección política y de evitar la confrontación con grupos religiosos. Por otra parte, la pregunta es si los argumentos en contra son tan fuertes como para prohibirla o tomar medidas activas en su contra. Los datos muestran que la circuncisión sigue siendo muy común en EE.UU. pero está en declive en otros países como Gran Bretaña y Australia. Será interesante ver cómo continúa la tendencia.

8 comentarios:

lokochu dijo...

super controversial, y como todo tema controversial, es muy dificil llegar a un acuerdo. La OMS el año pasado salio a recomendar la circunsición en paises de Africa por sobre todo como otro factor mas de prevencion del HIV. Y fue heavy que la OMS se meta en esos temas.
http://www.who.int/hiv/topics/malecircumcision/en/index.html

Flor G dijo...

En mi experiencia personal como estudiante de medicina de la UBA (Argentina) puedo decir que tratamos el tema tanto en pediatria como en bioetica y en ninguna de las dos materias vi que fuera un beneficio la circuncision. Por un lado por el riesgo de infeccion urinaria y por el otro por el tema de "dañar" al niño, el no tiene la posibilidad de elegir y los que lo hacen serian los padres. Eso es legal?? Otro tema para debatir no?

Juan dijo...

No pretendo abrir un debate ni mucho menos, pero sólo por contestarle a Flor G., voy a comentar su comentario.
No creo que se esté "dañando" al niño al circuncidarlo. Es una elección que tienen los padres en pos de lo que ellos creen es mejor para su hijo.
Es gracias a la patria potestad que poseen los señores padres sobre las personas y bienes de sus hijos, mientras estos son menores de edad o se encuentran incapacitados de ejercer sus derechos y obligaciones, que se les permite tomar estas elecciones.

De la misma manera podríamos decir que ponerle aritos a la hija a las pocas semanas de haber nacido es una práctica masoquista y, creo, que a nadie se le ocurriría pensar algo así.
Los niños tampoco tienen mucha posibilidad de elegir a qué colegio asistirán los primeros años de su vida (por no decir durante toda su juventud), siendo los padres los que deciden, y tampoco cuestionamos eso.
Simplemente, patria potestad.

Pd: temo haber iniciado una ola de quejas contra los aritos en la niñez.

El Fantasma de la Duda dijo...

Juan, entiendo lo de la patria potestad pero creo que también tiene un límite. Tus padres eligieron a qué colegio fuiste pero no fueron libres de elegir si fuiste al colegio o no. Otro caso, del que hablé acá, es el de la vacunación. Como se considera que la vacunación es lo más beneficioso tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto y no vacunar puede tener graves consecuencias, la hacemos obligatoria más allá de la patria potestad. De hecho, se convierte en una obligación de los padres vacunar y mandar al colegio al hijo.

Ayer leía que, en Jamaica, muchas mujeres les ponen productos químicos a sus bebés para aclararles la piel porque creen que así serán mejor valorados socialmente. Más allá del tema del racismo, todos los médicos opinan que puede causar daños irreparables al bebé. Entonces ahí no vamos a decir "bueno, es la madre ejerciendo su patria potestad" sino que entendemos que la madre misma está violando los derechos del niño y podemos intervenir.

El de los aritos es un caso mucho menos relevante desde el punto de vista de la política pública. Como no tiene grandes consecuencias, lo dejamos a juicio de los padres.

La circunsición está en algún lugar en el medio de las dos. Tiene consecuencias negativas (al menos potencialmente) pero no son tan nefastas e incluso hay argumentos a su favor. Entonces ¿qué hacemos? Supongo que mientras no haya un daño grave al niño está bien no hacer nada; el tema es que hay quienes dicen que sí lo hay. Mi punto acá es que la existencia de la patria potestad no alcanza para decir que no hay que hacer nada. Creo que se analiza en cada caso si corresponde intervenir o no.

El Fantasma de la Duda dijo...

Acá está lo de Jamaica.

Juan dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que la patria potestad no da luz verde para hacer lo que a los padres se les ocurra con sus hijos y, obviamente, hay límites a ello.
Como bien vos decís, cada caso debe ser interpretado individualmente y lo que se pondera es el daño que genere o no.
Está claro que tratar de blanquearle la piel a una persona por el motivo que exponés, está mal. Más allá del perjuicio dermatológico que pueda sufrir el niño al ser expuesto a químicos, puede también generarle un daño psicológico grave.
Hasta el momento, no he leído que la circuncisión acarree algún tipo de peligro... sí, en cambio, he oído de muchas de sus virtudes (aún así, prefiero mi prepucio).

Creo que meter acá si nuestros padres tenían la obligación de mandarnos al colegio o no, o de vacunarnos o no, es otra cuestión y estaríamos mezclando las cosas; pero, al mismo tiempo, no deja de ser patria potestad. Porque así como la misma otorga derechos, también da obligaciones y deberes para con los hijos.
Partiendo de la base que el Estado debe garantizar la educación, crea la "obligación" de que todo niño asista a clases. Así, los padres tienen el deber (como guardianes del bienestar de sus hijos) de enviarlos a un centro de estudios. Como contrapartida de esta obligación, está el derecho de elegir el tipo de educación que ellos crean más conveniente para sus hijos, como puede ser la católica, la laica, la pública, la privada, etc.
La patria potestad tiene estas dos caras: derechos y obligaciones.

Lo de los aritos soy yo llevando el caso al límite absurdo simplemente para generar contraste.
Igualmente, aquí también hay límites, pero creo que son más sociales. Es decir, todo bien si a tu hija le ponés unos aritos redonditos en las orejas... ahora, si le querés hacer un pircing en la ceja a una nena de siete meses... y... no se... no deja de ser un aro y no genera ningún daño, pero no seas estúpido.

Flor G dijo...

Vuelvo a escribir mi comentario ya que desaparecio!
Lo que queria aclarar es que para mi es una practica riesgosa por un lado por hacerse en un templo y por el otro porque no esta realizado por un medico. Estaria bueno que alguien de religion judia nos comente bien como se realiza.
Tambien lo que me parece es que los padres no son los dueños de los niños, desde que nacemos (o desde la concepcion) tenemos el principio de autonomia, por lo tanto no pueden decidir los padres que hacer con nosotros. Si se realizaria en un hospital el medico se podria negar a hacerlo? si!. Para mi, lo que seria correcto es que se haga en un hospital, por un medico y cuando el chico tenga las facultades para decidir. Esta bueno lo que comentaste Juan sobre los aritos en las niñas porq tambien es una forma de "daño" pero al ser minimos los riesgos seria un tema menor.
En este caso para mi es una practica riesgosa la circunsicion, si bien Lokochu publico un articulo donde se podria disminuir el contagio de HIV por ahora no hay nada en concreto.

El Fantasma de la Duda dijo...

Bueno, lo del procedimiento es un tema y no conozco demasiado pero en general creo que lo hace un médico en un ambiente estéril. Como decía en el post, en los países de habla inglesa y en Asia hay mucha gente que circuncida a sus hijos no por motivos religiosos así que esos seguramente no lo hacen en un templo.

Probablemente sería buena idea regular la forma en que se practica para controlar los riesgos de infección. En el artículo de la wikipedia se cuenta que en Suecia aprobaron una ley que obliga a quienes practican circuncisiones a obtener una certificación y ser acompañados por un médico al practicarlo. Obviamente recibió muchas críticas.